22 »Y ahora tengan en cuenta que voy a Jerusalén obligadoa por el Espíritu, sin saber lo que allí me espera.