36 Después de decir esto, Pablo se puso de rodillas con todos ellos y oró.