25 —No estoy loco, excelentísimo Festo —contestó Pablo—. Lo que digo es cierto y sensato.