31 Moisés se asombró de lo que veía. Al acercarse para observar, oyó la voz del Señor: