11 Levantada está, SEÑOR, tu mano,pero ellos no la ven.¡Que vean tu celo por el pueblo, y sean avergonzados;que sean consumidos por el fuegodestinado a tus enemigos!