8 Sí, en ti esperamos, SEÑOR,y en la senda de tus juicios;tu nombre y tu memoriason el deseo de nuestra vida.