28 Su aliento es cual torrente desbordadoque llega hasta el cuello,para zarandear a las nacionesen la zaranda destructora.Pone en las quijadas de los pueblosun freno que los desvía.