3 Los egipcios, en cambio, son hombres y no dioses;sus caballos son carne y no espíritu.Cuando el SEÑOR extienda su mano,tropezará el que presta ayuday caerá el que la recibe.¡Todos juntos perecerán!