8 »Ahora escucha esto, voluptuosa;tú, que moras confiada y te dices a ti misma:“Yo soy, y no hay otra fuera de mí.Nunca enviudaré ni me quedaré sin hijos”.