8 Por un momento, en un arrebato de enojo,escondí mi rostro de ti;pero con amor eternote tendré compasión—dice el SEÑOR, tu Redentor—.