16 Así Jeremías fue encerrado en un calabozo subterráneo, donde permaneció mucho tiempo.