50 Ustedes, los que escaparon de la espada,huyan sin demora.Invoquen al SEÑOR en tierras lejanas,y no dejen de pensar en Jerusalén».