18 ¡Y fue Dios quien llenó sus casas de bienes!¡Yo no me dejaré llevar por sus malos consejos!