3 ¡Ah, si supiera yo dónde encontrar a Dios!¡Si pudiera llegar adonde él habita!