22 Pero Dios, con su poder, arrastra a los poderosos;cuando él se levanta, nadie tiene segura la vida.