20 Entre la aurora y el ocaso pueden ser destruidosy perecer para siempre, sin que a nadie le importe.