19 —Concédeme un gran favor —respondió ella—. Ya que me has dado tierras en el Néguev, dame también manantiales.Fue así como Caleb le dio a su hija manantiales en las zonas altas y en las bajas.