28 Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano.