9 —Entonces, Señor, ¡no solo los pies sino también las manos y la cabeza!