30 —Si no fuera un malhechor —respondieron—, no te lo habríamos entregado.