3 Pedro y el otro discípulo se dirigieron entonces al sepulcro.