37 Porque como dice el refrán: “Uno es el que siembra y otro el que cosecha”.