20 —Estás endemoniado —contestó la multitud—. ¿Quién quiere matarte?