32 Así también llegó a aquel lugar un levita, y al verlo, se desvió y siguió de largo.