29 Así que no se afanen por lo que han de comer o beber; dejen de atormentarse.