38 —¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí! —gritó el ciego.