38 y toda la gente madrugaba para ir al templo a oírlo.