24 Pues bien, les aseguro que a ningún profeta lo aceptan en su propia tierra.