25 —¡Cállate! —lo reprendió Jesús—. ¡Sal de ese hombre!