11 Pero ellos, al oír que Jesús estaba vivo y que ella lo había visto, no lo creyeron.