27 —Sí, Señor; pero hasta los perros comen las migajas que caen de la mesa de sus amos.