26 —A los demás —contestó Pedro.—Entonces los suyos están exentos —le dijo Jesús—.