8 —Moisés les permitió a ustedes divorciarse de sus esposas por lo obstinados que sona —respondió Jesús—. Pero no fue así desde el principio.