18 «Se oye un grito en Ramá,llanto y gran lamentación;es Raquel, que llora por sus hijosy no quiere ser consolada;¡sus hijos ya no existen!»a