26 Lo mismo les pasó al segundo y al tercer hermano, y así hasta llegar al séptimo.