8 Luego dijo a sus siervos: “El banquete de bodas está preparado, pero los que invité no merecían venir.