48 Pero ¿qué tal si ese siervo malo se pone a pensar: “Mi señor se está demorando”,