39 Yendo un poco más allá, se postró sobre su rostro y oró: «Padre mío, si es posible, no me hagas beber este trago amargo.a Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú».