12 Al ser acusado por los jefes de los sacerdotes y por los ancianos, Jesús no contestó nada.