29 sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos.