3 Algunos de los maestros de la ley murmuraron entre ellos: «¡Este hombre blasfema!»