38 Pídanle, por tanto, al Señor de la cosecha que envíe obreros a su campo».