35 Cada vez que el arca se ponía en marcha, Moisés decía:«¡Levántate, SEÑOR!Sean dispersados tus enemigos;huyan de tu presencia los que te odian».