35 Y los doscientos cincuenta hombres que ofrecían incienso fueron consumidos por el fuego del SEÑOR.