26 Como vinagre a los dientes y humo a los ojoses el perezoso para quienes lo emplean.