32 Los labios del justo destilana bondad;de la boca del malvado brota perversidad.