22 El hombre de bien deja herencia a sus nietos;las riquezas del pecador se quedan para los justos.