3 El que refrena su lengua protege su vida,pero el ligero de labios provoca su ruina.