8 Cuando el rey se sienta en el tribunal,con su sola mirada barre toda maldad.