11 Hijo mío, no desprecies la disciplina del SEÑOR,ni te ofendas por sus reprensiones.